loader image
 

Oficinas sustentables, una tendencia que crece

El auge se da tanto para la construcción como para la adaptación de inmuebles ya existentes.

La sede de Gobierno de Parque Patricios fue proyectada por el prestigioso estudio internacional Foster & Partners.

La sustentabilidad es un paradigma para pensar en un futuro en donde las consideraciones ambientales, sociales y económicas estén equilibradas en la búsqueda de una mejor calidad de vida. El Real Estate no escapa a esta tendencia. Desde el punto de vista de los edificios, el uso de los recursos, tanto renovables como no renovables, debe ser lo más eficiente posible.

Según Argentina Green Building Council (AGBC), un edificio sustentable es “aquel cuyo diseño (incluyendo sus métodos constructivos) reduce de manera significativa, o mejor aún, elimina, el impacto negativo de edificaciones sobre el medio ambiente y sus habitantes”. Aunque esto no está sólo adscripto a nuevas construcciones: edificios con más antigüedad pueden, a través de reformas, ser considerados sustentables y más amigables con el entorno. En este sentido el proceso debe contemplar no sólo los edificios de oficinas, sino incluir universidades, hospitales y comercios, entre otros. Allí el volumen se incrementaría de manera exponencial.

Un edificio que es símbolo del cuidado ambiental

El Estado en sus diversos niveles (nacional, provincial, municipal) también representa un desafío importante. Tiene 1 millón de metros en los que podría avanzar hacia la sustentabilidad. Un buen ejemplo es la nueva sede del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, en Parque Patricios: son 38.000 m², con Certificación LEED Silver. El índice LEED es un sistema de evaluación y certificación estandarizado, utilizado para clasificar proyectos y certificar aquellos que demuestran ser los más sustentables en cuanto a diseño, métodos constructivos, y métodos operativos. Este sistema le otorga a dueños y desarrolladores las herramientas necesarias para poder medir de manera inmediata el impacto sobre el rendimiento de su propiedad.      
Hay cinco grandes áreas para trabajar a la hora de diseñar o rediseñar un edificio para que sea considerado sustentable:
  • Sitios Sostenibles: fomentan estrategias que minimicen el impacto sobre los ecosistemas y los recursos hídricos.
  • Eficiencia del agua: promueven un uso más inteligente del agua, dentro y fuera, para reducir el consumo de agua potable.
  • Energía y Atmósfera: promueven un mejor rendimiento energético del edificio a través del uso eficiente de la energía, y el uso de energías renovables
  • Materiales y Recurso: fomentan el uso de materiales de construcción sostenible y la reducción de residuos.
  • Calidad ambiental interior: promover una mejor calidad del aire interior y el acceso a luz natural y vistas.
Los edificios con certificación LEED ofrecen ventajas competitivas en un mercado cada vez más exigente. Tanto propietarios como inquilinos se favorecen. Para los primeros, significa la jerarquización de la propiedad; un aumento en la atracción de inquilinos; valores de alquiler más altos; e inquilinos de calidad. Para los segundos, representa una reducción de costos de operación; mayores niveles de productividad; mayor rentabilidad producto de los dos puntos anteriores; mejoras a la imagen de la empresa/marca; y satisfacción/retención de los empleados. El desafío está planteado, y su alcance se incrementa de manera exponencial a medida que se incluye a los distintos sectores abarcables por este nuevo paradigma.

Ventajas que ofrecen los edificios sustentables

  • Reducción en los costos operativos
  • Disminución de costos iniciales
  • Potenciamiento del valor de la propiedad y aumento de las ganancias
  • Reducción los riegos de responsabilidades
  • Optimización de la performance económica en cuanto al ciclo de vida útil del edificio
  • Incremento del presentismo y mejora del nivel de satisfacción de los empleados
  • Mejora de la productividad de los empleados.
  Fuente: La Nación